Renunciar al pasado

-¿Cómo alcanzaré la vida eterna?
-Ya es la vida eterna. Entra en el presente.
-Pero ya estoy en el presente… ¿o no?
-No.
-¿Por qué no?
-Porque no has renunciado al pasado.
-¿Y por qué iba a renunciar a mi pasado? No todo el pasado es malo…
-No hay que renunciar al pasado porque sea malo, sino porque está muerto.

 

A. De Mello