CONSCIENCIA Y CONTENIDO

Meditación es el espejo que refleja a la consciencia tal cual ella es, su contenido y su estado. La importancia que le damos al contenido es lo que determina nuestros estados de ánimo; sentimentales, emocionales, intelectuales, psicológicos, etc., y dichos estados son los que nos hacen pensar en buscar una salida con la finalidad de modificarlos, perfeccionarlos o simplemente argumentarlos. El deseo de cambiar el estado de consciencia lleva a suponer que, “aquello que pensamos” debe ser “reemplazado” por un tipo de pensamiento más puro, más transparente, más positivo, lo cual como consecuencia cambiará el estado de consciencia que nos desagrada, que nos perturba. Es innegable que esta creencia se sustenta en una simple deducción que auto-considera que el problema “no es” la ausencia de comprensión sino el tipo de pensamiento que contiene la consciencia.