“Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos”.