PESCA Y CAMBIO CLIMÁTICO

EL CAMBIO CLIMÁTICO SE SIENTA A LA MESA:..

El uso innovador de las estadísticas de desembarques pesqueros ha demostrado que el clima ya ha influido en la composición de las especies capturadas en pesquerías de todo el mundo y, por tanto, en el pescado que comemos.

Los expertos en pesquerías tienden a ver el cambio climático como una nube de tormenta en el horizonte: un problema potencial, pero no una preocupación inmediata. Se espera que el calentamiento, la acidificación y la desoxigenación de los océanos tengan un impacto relevante sobre los ecosistemas marinos y sus pesquerías, pero solo en décadas o siglos futuros. Otros problemas como la crisis global de sobrexplotación pesquera resultan, en cambio, inminentes, por lo que han centrado la atención de los investigadores durante el decenio pasado. Sin embargo, William W. L. Cheung, del Centro de Pesquerías de la Universidad de la Columbia Británica en Vancouver, y sus colaboradores han presentado en la revista Nature pruebas preocupantes de que la composición de los desembarques pesqueros globales ha cambiado, tal como cabría esperar si lo hiciera de acuerdo con el incremento de la temperatura superficial del mar. El cambio climático se ha convertido en un inesperado invitado a la cena.

 

Los cambios en la distribución geográfica de las especies constituyen uno de los principales impactos del cambio climático predichos para los ecosistemas oceánicos. Las especies marinas tienden a ocupar todo el rango de temperaturas que pueden tolerar fisiológicamente; por tanto, a escala global su distribución se ajusta bien a la de las regiones climáticas del océano. Los cambios de distribución suelen producirse a lo largo de varias generaciones mediante la expansión y la extinción de poblaciones locales. El calentamiento puede alterar las tasas de crecimiento, supervivencia o reproducción de los individuos, favoreciendo a las especies adaptadas a aguas cálidas y perjudicando a aquellas adaptadas a aguas frías. Por tanto, si los restantes factores permanecen invariables, se espera que el calentamiento cambie la composición de las comunidades de peces de una región dada, al ser reemplazadas las especies de aguas frías por otras de aguas cálidas.