ENSEÑANZAS DE JESÚS: ¿LIBERACIÓN O DEPENDENCIA? PARTE II

El comprender las enseñanzas de cualquier maestro -independiente de la identificación que se tenga con la organización ideológica que se apodera de las mismas- es lo trascendente. La opción de convertirse en seguidor es perder la posibilidad de aprender sobre lo que el maestro señala, pues al suplantar la prioridad de la enseñanza por el culto a su personalidad, lo importante pasa a ser la creencia, la adoración, el ritual, la idolatría, no el aprendizaje sobre la vida y el vivir. Cuando la creencia en la salvación -culto a la persona del maestro- transforma a la enseñanza en mera propaganda, se pierde la importancia única y primordial que realmente puede salvar al buscador: las enseñanzas.
La identificación con la organización doctrinaria que se apoderó del maestro y sus enseñanzas, no es sinónimo de la práctica de las mismas, sino que es la necesidad de pertenecer a algo, de tener una pared psicológica que sea capaz de contener el miedo y la inseguridad que produce el no tener ninguna certeza sobre la vida y lo que la muerte es.