NUEVA CULTURA III

Subjetivamente, el hombre ha creado un sistema al que él llama político, económico, religioso. Ahora bien, las religiones, la política, la economía, aunque profesan el amor o solidaridad o inclusión social, se basan fundamentalmente en el miedo”. Donde hay miedo, tiene que haber autoridad. La autoridad crea dogmas, doctrinas, proyectos políticos, credos e ideales. Las religiones, la política, la economía, son nada más que formas cristalizadas, muertas, de la creencia. Para administrarlas existen los sacerdotes, los políticos, los economistas, los gurúes, los lideres, quienes se convierten en nuestros explotadores. (Aplausos)

“Me temo que concuerdan demasiado fácilmente, ya que son ustedes los que crean a los explotadores; anhelan sentirse seguros y se aferran a aquello que les garantiza la propia continuidad. Escapar meramente de este deseo hacia alguna actividad, no significa que se han liberado de este anhelo sutil y egoísta”.

Por lo tanto, en el mundo objetivo tienen un sistema que impide despiadadamente la realización de cada individuo, y en el mundo subjetivo tienen un sistema organizado que, a causa de la autoridad, de los dogmas, la creencia, de las doctrinas y el temor, está destruyendo el discernimiento individual de la realidad, de la verdad. La acción nacida de esta búsqueda subjetiva y objetiva de seguridad está creando continuamente limitación y da origen a toda clase de frustraciones. No hay plenitud, no hay realización.