NUEVA CULTURA I:… TRANSFORMAR LA MENTE

          Vemos, pues, a nuestro alrededor, un caos completo y un sufrimiento intenso. Tiene que haber  un cambio dinámico, universal en el pensamiento y el sentimiento humano, vale decir, necesitamos urgentemente una nueva cultura. Algunos dicen: “Dejémoslo a los expertos, dejemos que ellos desarrollen un sistema conveniente y nosotros lo seguiremos”. Otros dicen que tiene que haber un movimiento de masas para cambiar completamente el medio en que vivimos. Ahora bien, si uno deja meramente la totalidad del problema humano a los expertos, entonces uno, el individuo, se convierte en un mecanismo superficial y vacío.

 

Cuando ustedes hablan de un movimiento de masas, ¿qué entienden por masa? ¿Cómo puede haber un movimiento de masas nacido milagrosamente? Sólo puede surgir gracias a una cuidadosa comprensión y acción” por parte del individuo. Para captar este problema humano, para captarlo sin reacciones superficiales”, debemos pensar de una manera directa y simple. Al comprender la verdad, nuestros problemas quedarán resueltos. Los individuos tienen que cambiar fundamentalmente. Para producir un genuino movimiento de masas que no explote al individuo, cada uno debe ser responsable por sus acciones, No podemos ser irreflexivos, semejantes a máquinas. Casi todos tenemos miedo de pensar con profundidad”, porque eso implica un gran esfuerzo y, además, percibimos en ello un vago peligro. Pero debemos comprender las limitaciones” en que se halla atrapada nuestra mente y, al liberamos de ellas, habrá una verdadera realización.