MENTE CAPITALISTA

MENTE CAPITALISTA

La mente capitalista a fraccionado todo pretendiendo que entendiendo las partes se puede entender la totalidad. Esta suposición solo ha permitido el alimento de la mente dualista, dividida, fragmentada, lo que además facilita la ignorancia sobre la comprensión de que la realidad, nunca es una sustancia final, de manera que no importa cuanto pueda progresar nuestro conocimiento sobre las supuestas “leyes sociales”, porque el contenido de estas “leyes” continuara refiriéndose a abstracciones relativistas sobre “el aparente” comportamiento de la realidad.

Tratamos al conocimiento como un cumulo de verdades básicamente fijas y no como el flujo de un proceso mayor que está siempre “llegando a ser”, de suerte que el conocimiento no es más que un proceso dentro de esa totalidad, que integra a la realidad como al conocimiento de esa realidad. El sujeto capitalista ve a la realidad como verdad acabada, algo total en sí mismo, lo que significa que cualquier forma particular de pensamiento que tenga sobre la realidad puede ser aplicada a toda la realidad y esta lógica le sirven como guía para ir adecuando todo hecho de la realidad a su lógica de pensar. Esto limita a la mente y la encierra en un patrón de pensamiento fijo, esquemático, inamovible, que no le permiten ver que su conocimiento condicionado le ciega la inteligencia y como consecuencia no le permite percibir que la plasmación del capitalismo como sociedad es el resultado y la consecuencia de la primitiva y troglodita aplicación de las miserias humanas del hombre contra el hombre, siendo esta práctica la que dio nacimiento y permitió el surgimiento de los límites territoriales, las clases sociales, el racismo, la exclusión, la explotación, la usura, la miseria y el hambre.