ARGENTINA: LA DECADA GANADA (¿?) ¿UNA ECONOMÍA INDEPENDIENTE”

 

Una sola empresa, Siderar, concentra el 99% de la chapa laminada.  Una empresa, Aluar, tiene el monopolio absoluto del aluminio. Tres empresas concentran la venta de cemento.

En alimentos, Bimbo concentra el 70% de la fabricación de pan lácteo;  Arcor y Danone (La serenísima), el 73 % del mercado de las galletitas;   esta última, La serenísima, y Sancor, concentran el 70% de la leche y sus derivados.  Sólo 3  cadenas de supermercados, concentran el 83% de las ventas.

Estos grandes grupos monopólicos, son también llamadas “los formadores de pecios”, o sea tienen mucho que ver con la creciente inflación, que ya apunta a superar el 25%., que como un ratón, carcome constantemente el ingreso de los laburantes. Además de un 40% de los trabajadores en negro o tercerizados, que cobran cerca de la mitad de los que se rigen por convenio, amén de la limosna que cobran el 75% de los jubilados, con el  nombre de ingreso mínimo.

Pero aún hay algo tanto o  más serio. La desnacionalización de las empresas llega a un 65%, aún “mayor” a lo sucedido en la negra noche menemista.  De modo tal que de las 500 empresas más importantes alrededor de un 75% son de capital extranjero.

Entre las empresas más importantes que han pasado a manos extranjeras están Pérez Companc, Loma Negra, Quilmes, Acindar, Gatic, Jumbo, Disco, Vea,  entre otras.

No se puede dejar de agregar los recientes acuerdos con Monsanto una transnacional que controla el 90% del mercado  mundial de las semillas y los agroquímicos, que para colmo, abrirá tres plantas de producción en el país. Sin tomar en cuenta los acuerdos con la Barrick Gold, Chevron y etc.

Las inevitables preguntas, el gran interrogante ante esta extranjerización de la economía, son: ¿SOMOS REALMENTE UN PAIS LIBRE E INDEPENDIENTE? En esta década ¿de qué forma fue ganada para una economía independiente como reza el discurso “K”?

Lo que se ganó en la década fue en el proceso de metamorfosis política, ideológica y ética, que desde Néstor Kirchner a la fecha se impuso sin la cruz pero con las variadas espadas de los anatemas y descalificaciones a toda mueca opositora. Opositora: desde la izquierda siniestra hasta la derecha apátrida. Si la década ganada es la metamorfosis hacia el Bien Absoluto, entonces lo que queda por fuera no puede ser indiferente, diferente, diverso, alternativo, crítico, interpelador. Lo que está por fuera del bien Absoluto es el Absoluto Mal. De modo que finalmente llegamos a la conclusión final de la década: EL BIEN ABSOLUTO, SON LOS “K”…[¿?]…