SOBRE LAS ORGANIZACIONES ESPIRITUALES

PREGUNTA: Usted dice que las organizaciones espirituales son inútiles. ¿Es esto cierto para toda la gente, o sólo para aquellas personas que han ido más allá del nivel espiritual común de la humanidad?

RESPUESTA: Cuando usted piensa que lo que digo es aplicable “sólo para unos cuantos”, me con- vierte en un explotador. Piensa que otro necesita la falsedad, las ilusiones de la creencia organizada. Si ésta es falsa y no espiritual para usted, entonces es falsa y no espiritual para todos. No existe la  estupidez relativa. A causa de que no deseamos pensar de manera directa y clara, nos tranquilizamos diciendo que “la inteligencia” es una cuestión de desarrollo gradual. Por ejemplo, la codicia; si uno re- flexiona de verdad a fondo sobre ella, ve que en sí misma es un veneno. Pero si reflexionara de ese modo, ello implicará acción y sufrimiento; por lo tanto, dice que la libertad respecto de la codicia es progresiva, relativa, que ha de lograrse gradualmente. En otras palabras, uno no está en absoluto seguro de que la codicia sea un veneno. De igual modo, ustedes no están en absoluto seguros de que las religiones, las sectas son intrínsecamente estúpidas. Si una cosa es falsa, es falsa para todos, bajo todas las circunstancias.