CUANDO LA MENTE PIENSA

La mente pensante tiende a traducir y a expandir todo, sin percibir que sus expansiones son giros de 360 grados. Tiende a traducir la verdad e intenta expandirla porque cree que la verdad se puede resumir en una frase intelectual ignorando que la verdad no pertenece al campo del pensamiento, de modo que jamás el pensamiento podrá dar con la verdad porque es obvio que ella no se encuentra resumida en una conclusión, en una definición, ni en ninguna teoría o doctrina; lo que significa que ella jamás puede ser expresada por opiniones particulares -nuestros razonamientos- ni opiniones colectivas -ideologías, doctrinas, teorías, creencia, dogmas- ni tampoco puede ser descrita por la interpretación de símbolos esotéricos o arquetipos psicológicos, pero a pesar de ello creemos que somos conscientes.