CUANDO LA MENTE PIENSA

Es innegable que ninguna verdad nos pone en crisis, puesto que esa exclusividad solo la posee la mentira. La verdad que nos lleva a una crisis es aquella que contradice a la mentira que hemos aceptado como verdad.

        Cuando el pensamiento se adueña de la mente necesariamente tiene que convertir -o por lo menos intentar convertir- a sus mentiras en verdades porque de lo contrario no puede sobrevivir como la autoridad psicológica indiscutible capaz de dar solución a cuanto problema él mismo creo. La práctica de este constante ejercicio desarrolla una habilidad que luego pasa a ser confundida con inteligencia.

        La mente pensando la asociamos con la prueba de que somos cuerdos, pero no percibimos ni por un instante que ello es falso puesto que no es por mucho pensar que somos sensatos. Pero además asociamos a la mente pensando con que ello es prueba de que no estamos desequilibrados y por sobre todo, que estamos viviendo conscientemente.