CUANDO LA MENTE PIENSA

La mente pensante no tiene la capacidad de percatarse que el poseer una definición intelectual para describir “lo que es la verdad”, significa crucificar la verdad a un concepto intelectual fijo, estático, inamovible, muerto, y ello innegablemente niega por completo la dinámica y el movimiento que tiene la verdad porque ella pertenece a la dimensión de lo que está vivo.

        Al no ser la verdad un concepto intelectual que el pensamiento pueda encarcelar en los limites de la memoria, el intelecto recurre a crea un patrón de pensamiento que incluso habla de la libertad de pensar pero, ¿si existe la libertad de pensar como es que la verdad puede estar esclavizada a un concepto verbal? Si la podemos esclavizar ¿Cómo es entonces es libre ese pensar?. Es indiscutible que lo que esta encarcelado no puede ser libre ¿verdad?.

        La libertad de pensar es uno de los tantos slogan que el pensamiento ha creado y que la humanidad -en ese pacto de silencio de transformar las mentiras convenientes en verdades- ha aceptado ciegamente porque jamás cuestionamos la veracidad de si todos pensamos distinto o si en realidad todos pensamos iguales.