ARGENTINA: ¿CIENTÍFICO O IMBÉCIL?

“Todos somos ambientalistas y nos gustaría que las energías renovables, como la energía solar y eólica, pudieran reemplazar el uso de los combustibles fósiles. Sin embargo, debemos aceptar que con la tecnología actual este tipo de energías no tienen la capacidad de sostener nuestra sociedad de consumo.

Todos somos ambientalistas, pero los científicos deberíamos ser también anarquistas, no someternos a ninguna autoridad y construir nuestras conclusiones a partir de las evidencias y el estudio sistemático de los fenómenos. En todo caso, cambiar las conclusiones ante nuevas evidencias. Los problemas científicos no pueden ser resueltos por ninguna autoridad, ni por consenso, ni por movimientos sociales.

Lamentablemente, la discusión sobre el shale gas y la fractura hidráulica ha olvidado estas cuestiones y hoy nos encontramos en una situación en la que se ha perdido la comprensión global del problema, donde todos somos ambientalistas sin darnos cuenta que, sin evidencias científicas y con desconocimiento sobre la tecnología utilizada, se intenta limitar la explotación de un recurso que es imprescindible para nuestra sociedad y para lograr mejores condiciones de vida para todos. Es verdad que este tipo de actividad debe ser regulada por las buenas prácticas, donde la actividad empresarial debe estar enmarcada en el cuidado del medio ambiente, pero en un país que necesita crecer y desarrollarse, la buena política pasa por regular con el conocimiento y no limitar con los prejuicios, la falta de información o la ideología.”

* Titular del Observatorio Energético de la Untref.