ORGANIZANDO LA VERDAD

Este muro psicológico, intelectual, sentimental, emotivo, debe ser constantemente reforzado, apuntalado y elevado para su conservación en razón del peligro que supone su destrucción, para lo cual se utiliza toda clase de argumentos, justificativos, teorías, razones y auto verdades para sostenerlo y mantenerlo vivo. Como este muro es un invento del pensamiento humano -de modo que no tiene relación alguna con la verdad la cual no puede ser inventada por el intelecto- es obvio que necesita de toda clase de invención intelectual y del chantaje sentimental para ser sostenido en contra de lo que la vida es en realidad y en esencia, lo que en definitiva da como resultado el total encegecimiento de la mente ante lo que es. El no ver lo que es -por ser suplantado por lo que debería ser- termina por ser la cosecha que se recoge como recompensa de la ceguera que produce el temor a ver la vida tal cual es y no como desearíamos que fuera. En resumen, esta cosecha solo recolecta los desechos de la mente que se ha sepultado a sí misma en la esclavitud por buscar seguridad psicológica en una doctrina, en un ideal, en una creencia.