MALVINAS: Las heridas del nacionalismo egolatra.

Soberanía:…

¿Cuál Soberanía? Invitar a la mesa de la escena nacional a la ideología más xenofóbica y repugnante que es el nacionalismo, implica mecánica y automáticamente “la invocación” al culto narcisista de la soberanía. Pero ¿de cuál soberanía estamos hablando?

En los 90 se redacto, sin antecedentes históricos, una “Constitución Económica” exclusiva para el capital trasnacional donde Argentina renuncio explícitamente a juzgarlo dentro del territorio soberano (¿?)… y libre del país. ¿Esto no es renunciar a la soberanía y a la potestad nacional sobre organizaciones extranjeras? Esta renuncia a la soberanía y el derecho nacional fue acompañada por la firma de contratos de inversión que terminaron por posicionar, en el mundo, definitivamente a Argentina como “colonia económica” (Argentina es la economía más extranjerizada de la región). Esta situación no ha sido transformada hasta el día de hoy. Cuándo hablamos de soberanía, nos tenemos que preguntar ¿Cuál soberanía? En el territorio continental ¿la tenemos?. Esto inexorablemente nos lleva a preguntarnos ¿Existe una soberanía verdadera y otra falsa? ¿Existe una soberanía buena y otra mala? ¿Existen dos tipos de soberanía o la soberanía es todo lo que abarca los derechos de una nación independiente? La soberanía ¿solo abarca la defensa de las fronteras físicas del territorio nacional o significa y abarca algo más? Cuál es la soberanía por la que tenemos que luchar ¿por la soberanía que delimitan las fronteras físicas únicamente o por todo lo que implica… soberanía?

Las riquezas de Malvinas están centradas en la explotación extractivista en la plataforma marina: pesca (multinacionales japonesas) hidrocarburos (corporaciones inglesas y canadienses). El 95% de la explotación extractivista en Argentina esta entregada a corporaciones multinacionales ¿Deseamos rescatar las Malvinas para luego entregarle la explotación de sus riquezas a los capitales trasnacionales? (Si va suceder esto… ¡muchachos!… dejemos todo como esta). En otras palabras, ¿nos hiere el ego, la arrogancia, el narcisismo, que sea Inglaterra quien entrego a multinacionales la explotación de la plataforma marina de Malvinas y no haya sido el gobierno Argentino quien lo realizara? O queremos rescatar Malvinas ¿solo para que figure en el mapa como territorio Argentino? Si es así, se hace necesario comprender que ello también egocentrismo, arrogancia y narcisismo herido. Lo que debemos dilucidad entonces es ¿para que queremos Malvinas? De cualquier forma no va a ser nuestra, ya sea que este bajo bandera nuestra o Inglesa, porque de cualquier manera las entregaremos al capital trasnacional, vale decir, será nuestra en los papeles y en el mapa, pero jamás efectiva y realmente. Una pregunta ¿Cuál Soberania?  

Nacionalismo:

¿Qué es el nacionalismo?

1°) Es antes que nada la ideología adorada,  preferida, amada y predilecta del fascismo.

2°) Una forma “de” fascismo que se manipula a través de la enajenante “soberanía”.

3°) Un repugnante culto de adoración estúpida al dios “MI”: “mi” patria, “mi” nación, “mi” país.

4°) Una forma de “fanatismo” imbécil (como todo fanatismo) basado en una subjetividad, como lo es, la defensa del territorio nacional.

5°) Un intolerante “chauvinismo” (el chovinismo se basa en el culto al dios “MI”) que es disimulado por un exquisito discurso “de pertenencia”, lo cual es una forma de propagar ignorancia.

¿En que consiste la ignorancia que propagan los gobiernos progresistas revolucionarios de la región (¿?) a través del nacionalismo? Seria conveniente que los lideres, no solo de la región sino del mundo, supieran que no existe ideología, en toda la historia humana, que haya producido más desventura, desgracia, desdicha, perseguidos, desaparecidos, refugiados, asilados, daño, quebranto, padecimiento, conflictos, enemistades, guerras, muerte y derramamiento de sangre que el ponderado nacionalismo. Para comprobarlo… ¡ahí esta la historia!.

No existe nacionalismo que no sea chauvinista. No existe nacionalismo bueno como no existe el cianuro bueno. Los lideres recurren a esta ideología retrograda, inhumana (no toma en cuenta a las personas, lo único que tiene valor es el ideal patriótico) descerebrada y repugnante, cuando necesitan de la demagogia urgente por alguna razón oculta, secreta de difícil confesión, que les permita maniobrar tranquilamente sobre los problemas reales que quieren ocultar. Incitar a una causa de soberanía y nacionalismo, es la receta indicada para tapar la realidad verdadera, puesto que es sabido que dicha convocatoria obtiene un apoyo mayoritario sin la menor oposición y con la absoluta ausencia de una reflexión posible.

Indiscutiblemente una de las soluciones que necesita imperiosamente el mundo, para comenzar a salir de la permanente y eterna crisis que nos persigue y somete, es la destrucción de toda frontera y que el hombre abandone su nacionalidad y nacionalismo para transformarse en un ciudadano del mundo, abandonando definitivamente su patrioterismo imbécil y repugnante.

¡LAS MALVINAS SON DEL MUNDO!*

*Dejen de pelearse por pelotudeces que el mundo se esta cayendo a pedazos y la Argentina junto con él. Tarados nacionalistas.