ZEN RINZAI: ENSEÑANZAS V

Entrevistador: Querida “hermana Jeannine”, este es nuestro tercer  encuentro y hoy, como en las ocasiones anteriores me siento muy feliz de verla…

Sister Jeaninne:” para mi también lo es”…

Entrevistador: Entiendo que usted es una antigua estudiante de Eido Roshi, ¿Podría contarnos de usted y cómo se inició este contacto?
R: Mi nombre es Sister Jeaninne, soy Canadiense y pertenezco a la Orden Católica “Hermanas de la Sabiduría”, resido en nuestra comunidad aquí en USA, en Connecticut. A mediado de los 60 Eido Roshi organizó varios retiros Zen en nuestra comunidad y, aunque no participé en ellos, pude observar lo que hacían los estudiantes.
Algunas cosas me gustaron, otras no. En un encuentro personal  con Eido Roshi me invitó a visitar su monasterio que acaba de ser construido y que es lugar donde estamos en estos momentos. Acepté y solicité autorización a la Superiora, quién no puso objeción alguna. Desde entonces he asistido dos veces al año: en Verano al Sesshin de Aniversario a fines de Junio y al Sesshin Rohatsu, del día 1 al 8 de Diciembre, en pleno Invierno, rodeados de blanca nieve, tal como esta mañana que conversamos al finalizar este intenso retiro. Como puede ver,  han sido varios retiros a los que he asistido.
E: deseo contarle una experiencia maravillosa que tuve con usted. Durante el último dokusan, usted esperaba su turno con el martillo en su mano,  para tocar la campa y entrar a su dokusan. Yo estaba en el primer lugar de la segunda fila. Mientras la observaba, algo increíble sucedió. Un has de luz y claridad brotó de su persona,
que me envolvió y  cubrió completamente. Sentí una emoción, y  mi corazón lleno de una felicidad imposible de describir.. Estaba tan feliz y tan conmovido, que empecé a llorar sin poder detener mis lágrimas. Luego nos cruzamos en el corredor, uste regresaba al Zendo y lo iba a mi dokusan. Al entrar al cuarto, Roshi me miró algo sorprendido por mis lágrimas.Hice mi postración y le dije, entre sollozoz, “Roshi, recién estuvo la Hermana Jeannine, él hizo un gesto afirmativo.Enseguida le describí lo sucedido comentando, fue una manifestación de la Naturaleza Búdica que venís de esa monja y llenó mi corazón.”. Nos quedamos un rato en silencio. Ese fue mi dokusan. Roshi muy contentodijo, “Maravilloso Sentimiento”.tocó la campanilla y salí de regreso al zendo. Hermana, usted recordará las palabras de Roshi en la clausura del Sesshin, “este ha sido un Sesshin Rohatsu con muchas realizaciones y “Grandes Sentimientos”, palabras que me tocaron profundamente.Todo esto sucedió sin que usted supiera nada.
Sister Jeannine:” la verdad que no”. Le cuento que este ha sido uno de mis mejores Sesshines. Creo que por primera vez me entregué completamente a Mu. Lo sentí con mi corazón. Recuerdo que mis hermanas me preguntaban que hacía en estos retiros. La verdad es que sentía temor de contarles que, en vez de decir “Jesús”, decía “MU”.
Pero esta vez Mu dominó y condujo mi ser durante estos 8 días. Todo esto ocurre en este Sesshin que conmemora la iluminación de Buda. No se si usted sabe del Padre  Jesuita Eduardo Enomilla Lassaje el que ha sido Ordenado Roshi en Japón. Es verdad que existe un  gran interés entre los católicos por la meditación.
Entrevistador: que buena noticia.
Sister Jeannine: esto alegró a muchos católicos practicante del Zen.
Entrevistador: ¿Qué podría decir usted de Eido Roshi?
Sister Jeannine: “Considero que somos muy afortunados de tener a este maravilloso maestro. Nunca creí convertirme en su estudiante y recibir sus enseñanzas y consejos”.
Entrevistador:¿Sabe hermana que yo sostenía mi cámara y grabando la conversación.?
Sister Jeannine: Riendo, ¿de veras? “de haberlo sabido me hubiera dado vergüenza”.
Entrevistador: esta entrevista es parte de las 15 horas de filmaciones que he realizado durante estos 100 días de retiro. Eido roshi aceptó ser entrevistado y que filmara prácticas, ceremonias, días de trabajo y descanso. Esta es la primera vez que se filman tantos detalles en este monasterio. Roshi mismo gustaba de aparecer., inclusive en una ocasión me dijo, “deseo filmarlo a usted”. Así que aparezco yo teniendo como camarógrafo a nuestro propio maestro. Este documento visual será conocido en varios grupos Budistas en mi país. Bueno hermana Jeannine, me siento muy feliz de haber estado con usted en este maravilloso Sesshin. Ahora tengo su imagen y su voz, lo que para mí es un gran honor y una gran alegría. La entrevistada y el entrevistador, se despiden en  GASSHO.