Cuba Debate

HOMBRES POR LA DIVERSIDAD: ¿EL PARTO DE LOS GAY CUBANOS?:…

“Los hombres no paren”, dicen enfáticos los machistas cubanos cuando deben optar por los números pares o los nones, antes de virar bocarriba la ficha que sirve para discutir la salida en una partida del popular juego de dominó. Sin embargo, desde hace varias semanas, un grupo de varones —homosexuales en su mayoría— estamos en un difícil trabajo de parto natural para alumbrar una criatura que, aunque no es fruto del matrimonio o de cualquier otra forma de planificación familiar, sí resultó muy deseada.

Así, durante estos últimos días he tratado de recordar en vano si alguna vez yo viví ese privilegio de ser fundador de algo. Creo que las personas de mi generación a veces tenemos la incómoda sensación de que llegamos a un mundo donde ya casi todo estaba creado, crecido y santiguado.

Por eso estoy muy feliz de poder contarles sobre el nacimiento de Hombres por la Diversidad (HxD), grupo de acción y reflexión por el derecho a la libre orientación sexual.

Para no trabajar doble —saben que soy un poco vago, por eso todavía les debo la continuación de la historia de mi adolescencia y juventud—, reproduciré aquí mis respuestas a dos cuestionarios que a pesar del poco tiempo de existencia de HxD, ya nos hicieron a la decena de miembros que estamos tratando de armar esta nueva variante de grupo LGTB en Cuba.

Mezclaré entonces lo que escribí para el boletín electrónico NotiG (un proyecto alternativo de información sobre temas de diversidad sexual que llega a cientos y tal vez miles de correos electrónicos de cubanas y cubanos, una buena parte de ellos sin acceso a Internet) y lo que envíe a una joven colaboradora de la agencia de prensa IPS.

El resultado es esta especie de auto-entrevista, una innovación a los géneros periodísticos que muy posiblemente los colegas no me perdonarán, sobre todo porque puede parecer inmodesto y ególatra de mi parte. Pero es bien práctico, y yo —desgraciadamente— ya no tengo abuelitas.

Periodista: Identifícate para nuestros lectores. Dinos tu nombre completo, nivel cultural, profesión u oficio, edad, municipio de residencia.

Un servidor: Tengo un nombre largo y serio, Francisco Rodríguez Cruz, y un apodo de dibujos animados: Paquito. Soy periodista, graduado de la Universidad de La Habana, tengo 17 años… de trabajo; y de vida, los necesarios. Vivo en Cojímar, La Habana del Este, un poblado con costa, malecón y un torreón colonial con una guarnición de apuestos jóvenes guarda-fronteras.

Periodista: ¿Cuáles fueron las motivaciones para formar parte del grupo HxD?

Un servidor: Fue el resultado natural de un taller para capacitadores sobre diversidad sexual y derechos humanos promovido por el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), cuyos integrantes, al finalizar el entrenamiento, sentimos la necesidad, la importancia y la justeza de comenzar a articular acciones organizadas en ese terreno desde la sociedad civil, con independencia de otros esfuerzos institucionales.

Periodista: ¿Cómo fue que supiste y llegaste a este curso y cuán importante consideras la creación de este grupo?

Un servidor: Supe del curso por una llamada telefónica y llegué el primer día casi sin almorzar, pidiendo merienda…  pero eso es otra historia.

En lo personal, es un escalón más en un proceso que comenzó con la publicación del blog paquitoeldeCuba, donde abordo desde la experiencia propia, algunas de las preocupaciones y luchas de las personas homosexuales en mi país. En tan solo nueve meses de esta rica experiencia, creció mi compromiso individual al respecto, a partir del intercambio con muchos lectores de dentro y fuera de la Isla, que me premian a diario con sus comentarios y aliento para que continúe con ese pequeño aporte a la discusión —y ojalá que esclarecimiento— de estos temas.

Considero, además, que la visibilidad de quienes tenemos orientaciones sexuales diferentes a la heterosexualidad dominante hace mucha falta en Cuba, como parte de la educación de la población en relación con el respeto a la diversidad, y para combatir frontalmente prejuicios y obstáculos que impiden la realización individual de estos grupos minoritarios y atentan contra nuestros derechos como seres humanos.

Es cierto que no todos tal vez estamos en iguales condiciones para asumir de modo público esta condición, pero a quienes nos hace falta y podemos hacerlo, no debemos vacilar en dejarnos ver tal y como somos, con nuestros defectos y virtudes, iguales y diferentes a los demás.

El grupo es importante, además, porque como les dije a sus miembros fundadores en un correo electrónico:

•        Nació de la pasión y el pensamiento colectivo.

•        Nació del respeto a la diferencia, más allá incluso de la diversidad sexual: o sea, de la negociación de nuestros propios puntos de vista no coincidentes.

•        Nació libre, espontáneo, con ganas (sin que nadie nos lo “orientara” o lo “dispusiera”).

•        Nació porque es necesario y justo que exista.

•        Nació divertido, alegre, lúdico.

Periodista: ¿Qué te aportó transitar por esta experiencia?

Un servidor:Nuevos amigos, todos bellos por dentro; e incluso algunos, también por fuera.

Nuevos conocimientos, todos muy útiles.

Nuevas fidelidades, compromisos, causas.

Periodista: A su juicio, ¿cuáles serían las principales áreas de influencia y aportes sociales del recién creado HxD?

Un servidor: Es una criatura recién nacida, por tanto, creo que las áreas de influencia comenzarán a quedar más claras en la medida que actuemos, y sería pretencioso hablar por adelantado de aportes sociales.

No obstante, hay ciertos elementos que ya, en mi criterio, están contenidos en su esencia. Por ejemplo:

1.   HxD es inclusivo: no excluye a los hombres heterosexuales, por ejemplo.

2.   HxD tampoco excluye —al declarar su vocación por la diversidad y aunque lo integren hombres— la lucha por la libertad sexual de la mujer, de los transexuales, de los intersexuales, de los discapacitados y de cualquier otro grupo social desfavorecido.

3.   HxD podría, por la amplitud de su nombre, hasta luchar por otras diversidades no relativas a la identidad sexual, como filosofía de vida, sin que necesariamente sea un propósito explícito.

4.   HxD podría también leerse extra-oficialmente como:

  • Hombres por el Derecho
  • Hombres por la Disposición
  • Hombres por el Dinamismo
  • Hombres por la Diversión
  • Hombres por la Dulzura

Periodista: ¿Qué esperas para el futuro del grupo?

Un servidor: Que deje pronto de ser un grupo, y se convierta en una MULTITUD (patriótica, anticapitalista, organizada, modesta, pacifista, ecologista, transversal, respetada, distinta)

Que un día podamos unirnos a otros grupos que defienden los derechos sexuales en Cuba, y conformar una comunidad LGTB – H (porque también defenderemos a los Heterosexuales, los pobres, muchos de ellos prisioneros de sus propios límites y esquemas mentales)

Que otro día más lejano, mucho más lejano, desaparezca HxD y cualquier otro grupo de esta naturaleza, porque ya no haga falta y hayamos conquistado toda la justicia en materia de derechos sexuales.

Periodista: ¿Qué mensaje envías a quienes hoy conocen de la creación de este grupo?

Un servidor: Pidan el último, que la cola va a ser larga.

PUBLICADO EN EL BLOG “PAQUITOELDECUBA”