SOBRE LA IRONÍA

El stalinismo se caracterizó por su régimen dictatorial, cruel,  despiadado, inhumano. En el aspecto económico, por la falta de crecimiento, una economía cerrada y encerrada en sí misma, por el exceso de presupuesto militar, etc. En el aspecto político, por su populismo, estatismo, con un estado excesivamente protector. Todo esto se desarrolló bajo la dictadura del partido comunista imponiendo el partido único, la falta de democracia y la instauración de los privilegios para un grupo minúsculo -los miembros del buró político, los del Comité Central, más la casta de burócratas militantes del PC- todo ello bajo el fundamentalismo dogmático de la doctrina marxista.

¿Usted cree que todo esto se acabó? Veamos si es así o simplemente cambió de nombre, aspecto, situación, dirigentes, dogmas e instituciones.

El dogma ideológico que domina al mundo es el nuevo evangelio del capitalismo representado por el fundamentalismo neo-liberal, con su economía de mercado –que nadie sabe muy bien lo que es y mucho menos quién es- y su slogan de globalización. Concordemos aquí que sólo han logrado globalizar tres cosas, las comunicaciones, las especulaciones financieras y el hambre. El libre comercio es una falacia porque no existe y la globalización de la economía es, por lo menos por ahora, un mero slogan propagandístico, a excepción que a la globalización de la especulación financiera se le llame economía.

El único sistema económico vigente es el del capitalismo neo-liberal, no existe nadie más para poder culpar por este genocidio actual, por lo tanto, lo único que les queda es asumir la responsabilidad por la desgracia que están derramando en el mundo; 58% de los niños viven bajo el nivel de pobreza, el 33% de los niños no alcanzan a cumplir los dos años, el 66% de la población del mundo vive en el límite de la pobreza, 2000 millones de personas están por debajo del nivel de pobreza, y así podemos seguir infinitamente. La pregunta que se impone a continuación es ¿el capitalismo no era el único que podía resolver sin utopías el drama político, social y económico, de la humanidad?

Evidentemente es intrascendente el hecho de creer que existe algún tipo de fundamentalismo ideológico, de izquierda, centro, derecha o ultra derecha, que sea capaz de  resolver cualquier problema humano, porque ya sabemos que para las mentes ideólogizadas lo importante es la idea no el hombre, no el ser humano de carne y huesos.

El neo-liberalismo ha logrado montar la dictadura perfecta, bajo la cual logra disfrazar todos los males del stalinismo posmoderno que él representa, puesto que su crueldad, inhumanidad y la despiadada insensibilidad, que utiliza para justificar el hambre, la miseria, el desempleo, que él infiltra y desparrama por el mundo, lo colocan en el mismo lugar que a la dictadura del partido único, que hoy se llama el partido financiero, el cual no deja crecer la economía y la mantiene encerrada para que sus intereses no sean dañados, y que exige que el rol populista y estatista del estado hoy proteja y subvencione a las corporaciones y a los banqueros, haciéndose cargo de toda deuda privada estatizándola y pasándole la responsabilidad a los contribuyentes, al pueblo. Este tipo de Estado Benefactor y de populismo elitista, según los neo-liberales, es el único que está bien y que se encuentra justificado porque favorece al partido único y a la casta de millonarios  y multimillonarios que socializan con el pueblo sus pérdidas, pero que jamás encuentran razones y argumentos para socializar sus ganancias.

De la misma forma que el antiguo Stalinismo, hoy el neo- liberalismo se caracteriza por su régimen dictatorial sustentado por el partido financiero, que ejerce su poder ante el mundo por medio de su moderna KGB, o sea, el FMI y la actualizadas SS nazis, o sea, la OMC, avaladas todas ellas por el Soviet Supremo moderno, o sea, el Consenso de Washington y el Tesoro de los Estados Unidos que privilegian los intereses del Comité Central del partido financiero, o sea,  Wall-Street.

El grupo minúsculo que se beneficia con las políticas del stalinismo posmoderno no tiene diferencia alguna con el minúsculo grupo que se benefició con el stalinismo bolchevique, el cual fue duramente criticado durante setenta años por el capitalismo liberal, acusándolo de abuso de poder.

Criticaron al estado benefactor, pero hoy no critican al estado cuando sale a socorrer mediante subsidios y subvenciones a banqueros y empresarios. Criticaron al estado protector y populista que repartía y beneficiaba a los pobres, pero hoy encuentran justo, necesario e imprescindible, que el estado proteja y realice populismo exclusivista, al hacerse cargo de la deuda privada, o sea, si el estado gasta en los pobres y necesitados está mal porque crea déficit fiscal, pero si lo hace para hacerse cargo de las deudas privadas, entonces está bien porque eso no crea déficit fiscal, y esto debe ser así porque jamás lo criticaron y nunca se han referido a ello como defecto del estado y como aumento del déficit fiscal que tanto critican.

Como podemos ver, el stalinismo ha resucitado en el vientre de su más encarnizado enemigo, el capitalismo de ultra derecha el cual ha logrado clonarlo íntegramente, el partido en el Wall Street, los burócratas del soviet supremo y de la KGB en el FMI y la OMC, el buró político en el G8 y G20, el comité central en el Tesoro norteamericano, el internacionalismo proletario en la globalización, el déficit fiscal del gobierno populista por favorecer a los pobres en el populismo exclusivista por favorecer a los millonarios, la dictadura del proletariado por la dictadura democrafinanciera, el slogan del Único Cambio Posible por el de No Hay Más Alternativa, la guerra, la masacre, el derramamiento de sangre sobre los contrarrevolucionarios, por la guerra, la masacre, el derramamiento de sangre sobre los terroristas, el ejército rojo en la OTAN, o sea, lograron clonar en sí mismos todo lo que criticaron de sus enemigos ¡Qué ironía! ¿Verdad?

Pero la más grande de las ironías es que nosotros sabemos que la crítica de una ideología sobre otra, es nada más que una mentira propagandística, que luego -lo mismo que se ha criticado como defecto- pasa a ser utilizado por los oficialistas y vencedores como virtud a ser imitada y puesta en práctica. Esto, toda la vida ha sido así, pero nosotros seguimos confiando y teniendo esperanzas en que alguna mente ideologizada, amparada en la doctrina de algún partido, nos salve y resuelva los dramas de la sociedad y el mundo. Sabemos que todo esto es utopía, pero seguimos sin confiar y sin animarnos a pensar por nosotros mismos, lo que privaría naturalmente, a cualquier candidato a gobernante, el pensar en que puede mentir y ser elegido, porque esto sólo se puede realizar cuando la sociedad está invadida por gente estúpida, pero es imposible realizarlo en una sociedad con seres humanos inteligentes que piensan por ellos mismos. ¡Qué ironía! ¿Verdad?

El stalinismo ha regresado al poder clonado y auspiciado por el stalinismo posmoderno de la ultra derecha neo-liberal, a la cual nosotros la llevamos al poder por no saber pensar por nosotros mismos, o sea, hemos legitimado y actualizado la añeja crueldad ultra izquierdista, por medio de la ultra derecha neo-liberal¡Qué ironía! ¿Verdad?

1 comment for “SOBRE LA IRONÍA

  1. CDA
    17 Junio 2010 at 9:28 am

    My cousin recommended this blog and she was totally right keep up the fantastic work!

Comments are closed.