EL BIEN INDIVIDUAL Y EL BIEN COMÚN

La humanidad ha dividido la mente en dos líneas de pensamiento, el pensamiento hindú de Sankaracharya y el pensamiento griego de Aristóteles. Oriente adoptó la línea de pensamiento del primero y Occidente la línea de pensamiento del segundo.

El Oriente tiene como base de su pensar la duda, el cuestionamiento, Occidente se basa en el análisis, la deducción, la medida, lo cual convierte al pensar en una acción horizontal, matemática, lógica y esquematizada. El pensar Occidental, al ser Aristotélico, es lineal y pragmático en su funcionamiento, lo que hace que ello facilite la esquematización y el amoldamiento, desarrollando la dialéctica para girar siempre sobre lo mismo y no para avanzar más allá de la información que la memoria contiene.

La adopción del pensamiento aristotélico, desplazando al platónico, ha logrado consagrar el materialismo como base del vivir, del progreso y la civilización. Los discípulos de Aristóteles lograron adornar con matices filosóficos la ideología materialista y darle los suficientes argumentos a la ideología de la defensa del bien individual,  o sea, la defensa de la propiedad privada, lo cual en realidad fue el buscar justificativo para argumentar a favor del lucro desmedido y salvaje de la ambición humana, implementando la economía como fuente y base de toda sociedad que pretende ser civilizada y que se perfila hacia el progreso.

El esfuerzo hecho para argumentar a favor del miedo, la avaricia y la ambición, en nombre del derecho del lucro privado, dio sus resultados al imponerse como norma moral y ética en la sociedad y con ello, él intenta convertir una mentira en verdad, porque la propiedad privada no tiene relación alguna con el derecho privado que autoriza y permite mecánica y automáticamente el abuso sobre los demás.

La aparición en escena de la filosofía de la propiedad privada como sinónimo del derecho a la explotación y del abuso, con el fin de lucrar desmedidamente, hizo de la ambición, la avaricia, el egoísmo y la vanidad, una virtud indispensable, que juegan el papel de pilares insustituíbles de dicha sociedad, ya que sin avaricia, ambición, vanidad y egoísmo, esa sociedad establecida en el bien individual no tendría existencia.

Una sociedad establecida en el bien individual y no en el bien común, no tiene opción de existencia sin estar permanentemente intentando convertir mentiras en verdades. Ello es realizado por medio de la propaganda, la publicidad, la educación, la tradición, la cultura, la política y la religión. El transformar valores falsos en valores verdaderos, y el transmutar valores verdaderos en valores falsos, es de lo que depende su supervivencia, por ello la ambición necesariamente tiene que ser una virtud y la propiedad privada el sinónimo de lucro y abuso desmedido.

El bien común es débil en la sociedad actual porque debe sustentarse sobre la base de verdades y virtudes inmutables que no son intercambiables, son lo que son, y ello conlleva la ausencia de ventajas sobre los demás, lo cual no se convierte en algo atractivo para aquello que ya tenemos incorporado en nuestra filosofía de vida y, por lo tanto, en la manera que tenemos de ver el mundo y el vivir.

En el bien común lo importante es el otro, no-uno como fin en sí, su bienestar, su nombre, su familia, su patria, porque todo ello forma parte del sí-mismo, de la imagen intelectual-psicológica  que tenemos de nosotros, y de la propiedad mental y sentimental que nos pertenece como bien personal de ese ser que es El Miedo.

En el bien común el otro es importante, no como la fórmula de salvación, no como respuesta y reacción a favor o en contra de algo, sino como la acción de la inteligencia que comprende que no podemos ser seres separados ni diferentes a los demás, por más que la religión y filosofía aseguren que somos individuos únicos y exclusivos, porque sufrimos, sentimos y amamos igual que los demás y nuestra hambre, miseria, desolación, dicha, placer y dolor no se diferencian en nada a las de los demás.

El haber sido convencidos por la religión y la filosofía, de que somos individuos únicos y exclusivos, ha hecho de nosotros seres vanidosos y egoístas, lo cual ha permitido masivamente que estemos de acuerdo en toda clase de teorías globales que le dé sentido y justifique todo aquello que se parezca a nuestra exclusividad, porque ello nos permite el abuso y la explotación del otro ya que somos diferentes. El argumentar, convencernos y sentirnos diferentes a los demás, nos hace adeptos mecánica y automáticamente de toda teoría que englobe como virtud a la ambición, la vanidad, el egoísmo, la lujuria y la avaricia, porque la exclusividad lleva implícito todo tipo de  segregación, y ello nos permite transformar en ley el abuso y la corrupción sobre los demás.

Una sociedad individualista se encuentra en la necesidad imperiosa de ser violenta para poder sobrevivir. La violencia del estado hacia los ciudadanos se encarna en dicha sociedad por el principio que contiene la defensa del lucro salvaje para favorecer el bien privado, el cual debe ser protegido, resguardado, y ello sólo es posible haciendo moralmente obligatoria la ley del sometimiento total a la doctrina del individualismo.

El individualismo del ser humano encaja perfectamente con la doctrina  del individualismo de la sociedad porque el individualismo de la sociedad es nada más que el reflejo del egoísmo personal y, por lo tanto, la doctrina del bien privado, del bien individual, es nada más que la afirmación intelectual de que la ambición, la vanidad, el egoísmo y la avaricia, son virtudes que necesitan ser protegidas y ello justifica cualquier tipo de violencia, abuso, masacre o guerra.

La tolerancia de esta sociedad se limita a soportar hasta el nivel de la rebeldía Stone, o sea, diga lo que quiera contra la sociedad pero sea un integrante más de la defensa del lucro salvaje, del bien individual, lo que es igual a: critíquenos pero no se aparte del estar a favor de la ideología de la ambición, la vanidad, la avaricia y el egoísmo. Esto es igual a ser rebelde sobre… absolutamente nada. A la rebeldía de Los Rolling Stones lo único que le interesa es el cómo hacer dinero con la rebeldía, y ésa es toda su rebeldía, o sea… ninguna, la cual es usada para engañar a sus seguidores, haciéndoles creer que son rebeldes en contra de algo, que son diferentes, que están contra el moralismo de la sociedad, mientras ellos, con todo eso hacen dinero. Este tipo de rebeldía es el único aceptado por la sociedad del lucro, porque ella tiene sentada sus bases sobre la inservible libre expresión de cualquier tipo de rebeldía sobre nada. Cuando la rebeldía es realmente peligrosa a sus intereses, simplemente se la aniquila sin miramientos ni piedad cristiana, o sea, nadie tiene derecho a elegir un tipo de sociedad distinta para vivir que no sea la que está basada en el bienestar individualista, en la ambición sin límites  y su consecuente egoísmo.

El ser humano piensa en una sociedad que se base en el bien común pero lo hace desde un punto de vista meramente intelectual, desde las buenas intenciones, desde una doctrina, la que le permite esconder la ambición, el egoísmo, la vanidad y la avaricia, que lleva en su mente, alma y corazón, lo cual hace que esa sociedad de bien común sea nada más que una utopía intelectual de su mente, un buen deseo, un ideal, pero no una realidad que debe ser construida y que se sustenta y está basada en el contenido real de su interior, de su ser.

La sociedad del bien individual funciona porque esta basada en la realidad de lo que el ser humano es interiormente, ambición, placer, vanidad, egoísmo, violencia y miedo. Ésta es la razón por la cual la sociedad del lucro degenerado, del abuso y de la explotación funciona, porque es nada más que el reflejo exterior de la realidad interior del hombre.

Por ello la construcción de la sociedad del bien común no debe comenzar por el cambio de la sociedad, lo cual es una abstracción, una teoría, una utopía. Ella debe ser transformada en la esencia misma de quien habita esa sociedad, o sea, nosotros mismos, y esa transformación debe ser realizada en el suelo mismo de quien crea el egoísmo, la avaricia, la ambición, el miedo, la división, la confusión que es, la mente humana. Sin esa transformación básica, ningún cambio real acontecerá jamás, porque más tarde o más temprano aparecerán en el hombre sus miserias interiores y la nueva sociedad tendrá los vicios y abusos de la vieja sociedad que fue supuestamente modificada.

Cuando una sociedad es supuestamente transformada desde la abstracción del ideal, desde la doctrina, desde el deseo intelectual, y no desde la esencia misma del ser humano, cuando esa transformación no fue hecha primero en el hombre, y en el suelo de quien crea toda la desgracia humana, el intelecto, el pensar, la mente, esa sociedad está destinada al fracaso, porque los hombres que la habitan y la dirigen llevan consigo, secreta y clandestinamente, todas las miserias humanas, exactamente de igual manera que la llevaban los hombres de la sociedad vieja que fue cambiada, lo cual revela que ese supuesto cambio es nada más que la continuidad de la sociedad anterior.

Si no me cree, vea las sociedades actuales del ex imperio comunista, los hombres justos, buenos, solidarios y revolucionarios, son hoy, los que dirigen las mafias, las empresas, las finanzas, y los que están abusando y explotando a sus antiguos compañeros obreros en la nueva sociedad neo-liberal, por la cual cambiaron su antiguo comunismo revolucionario.

Sin la transformación interior del hombre primero, todo cambio de cualquier sociedad, siempre será la continuidad de la anterior y, por lo tanto, más de lo mismo, la misma corrupción, el mismo abuso, la misma explotación, la misma violencia, la misma miseria humana, o sea, todo igual pero, supuestamente  diferente… ¡ Porque lo Dice la Doctrina del Poder de  Turno!

Las dictaduras militares, las dictaduras del proletariado y las dictaduras actuales de la democrafinanciera, que infectan al mundo hoy en día ¿En qué se diferencian? La diferencia sólo consiste en… a quien debemos obedecer. Lo único que hacemos es elegir la que más nos agrada y luego armarnos de argumentos para defenderla como la mejor. Ahora bien, cuando tenemos que elegir entre dictadura y dictadura ¿qué estamos eligiendo?  ¿Existe en esta situación la posibilidad de elegir? ¿Realmente estamos eligiendo?

En las dictaduras militares debemos obedecer a los generales, en las dictaduras proletarias a los jerarcas de PC, en las antiguas dictaduras democráticas al poder político y en las actuales dictaduras democrafinancieras a los banqueros e inversionistas. Sólo podemos elegir a quien queremos que nos den las órdenes, no en qué tipo de sociedad queremos vivir, y esto será así mientras no exista en nosotros la suficiente honestidad para darnos cuenta que sólo en nosotros está el cambio y la transformación verdadera.

Dejamos todo en manos de la autoridad, del líder, porque eso nos posibilita el poder transferir la responsabilidad nuestra al otro, todo queda en las manos de los demás y ello nos libera de toda responsabilidad personal, o sea, somos hipócritas y corruptos por no asumir lo que en realidad nos corresponde a nosotros, pero juzgamos a los demás como tales por no realizar honestamente lo que tendríamos que hacer nosotros.

La sociedades actuales discuten las causas de la desgracia humana, el FMI, el BM, la no existencia del socialismo, el no dejar funcionar y hacer libremente al mercado, la globalización, la no globalización, de acuerdo a la mente ideo-logizada que opine es el argumento, pero la verdad es que hemos probado  todo esto y nada ha sido, ni es, solución alguna, porque lo que no funciona correcta, real, verdadera y racionalmente, es la raíz de donde nace el árbol llamado sociedad y esa raíz somos nosotros mismos, nosotros somos la causa de la desgracia humana y no lo que nosotros mismos hemos creado como herramientas que puedan solucionar nuestros problemas, el capitalismo, el socialismo, el FMI, el BM, la globalización, la no globalización, el progresismo, etc.

Nosotros con nuestras mentes divididas y en conflicto, creamos todo tipo de herramientas utópicas con el fin de que nos den una salida para la crueldad que hemos armado en el mundo, y esto lo hacemos en el orden político, religioso, económico, social, cultural, educacional, cada uno con sus respectivos organismos multilaterales, los cuales nacen con la mejor intención, para luego degenerarse como toda ilusión y sueño utópico, cámara de senadores y diputados, soviet supremo, partidos políticos, ministerios de toda clase, organismos financieros, sínodos permanentes, gobiernos supuestamente mundiales como la ONU, etc. La realidad que nada de ello puede hacer algo con respecto a nuestras miserias humanas que son las mismas que arman el drama humano primero y luego estas herramientas con sus respectivos organismos.

Los ideólogos sólo expanden su ignorancia por medio de un orden supuesto que organiza el argumento que justifica su teoría, pero el resultado de ello es la infección de su ignorancia en la mente humana, porque logran convencer a otros que esa teoría  ideal es la solución del drama. En nuestra confusión aceptamos dicha ideología y salimos a buscar más adeptos para resolver la crisis del mundo, el fin de todo ello es más conflicto, más división y más confusión. Luego creamos los organismos multilaterales que faltaban para ayudar a resolver la crisis, y así eternamente. Nueva doctrina, nuevos organismos y la consecuente crisis, que crearon las doctrinas y los organismos anteriores.

De esta manera hemos creado todas las sociedades del planeta, y a pesar de los miles de años que llevamos haciendo lo mismo, todavía no somos capaces de darnos cuenta que ello nunca dio resultado alguno, ni ha servido para tener soluciones duraderas.

Inventamos o reciclamos doctrinas para resolver los dramas personales y los de la sociedad, pero jamás se nos ocurre cuestionar lo que las doctrinas y teorías han realizado con nosotros, con la sociedad y con el mundo. Lo que hacemos a cambio de esto es discutir qué doctrina es la mejor, y todo lo que cuestionamos de las doctrinas es con respecto a lo que no nos agrada de aquellas con las cuales no estamos de acuerdo. Esto es lo que nos ha permitido, durante toda la historia humana, girar en círculos viciosos sin poder encontrar solución alguna, pero creyendo que transformábamos la sociedad, y en realidad lo único que hemos hecho son cambios de trescientos sesenta grados [...]

Sólo hemos vivido en la sociedad del bien individual, aunque en algunos casos ella ha logrado disfrazarse de sociedad de bien común, de sociedad comunitaria, a la cual llamamos socialismo, pero resulta que todos debían sometimiento y obsecuencia al estado, al partido único y a la doctrina, lo cual devela que sólo fue una dictadura más, con la finalidad individual y egoísta de servir y obedecer a los idealistas que se sustentaban en el poder con el fin de llevar adelante la sociedad igualitaria.

La única alternativa que tenemos para salir de esta sociedad de avaricia, de rapiña, de crueldad, de codicia, egoísmo, ambición y miedo, llamada hoy neo-liberalismo (mañana no sé cómo se llamará) es el conocernos a nosotros mismos, es el aprender a pensar por nosotros mismos, de lo contrario todo seguirá igual y será más de lo mismo, lo que significa que dentro de doscientos años estaremos discutiendo sobre lo mismo: ¿Cuál es la mejor  doctrina para salir del drama humano  que nos puede sacar de la crisis en la que estamos envueltos? ¡Y esto lo haremos como si fuera la primera vez!.

¡DE NOSOTROS DEPENDE¡

6 comments for “EL BIEN INDIVIDUAL Y EL BIEN COMÚN

  1. victor
    6 Junio 2010 at 14:51 pm

    ese individualismo del que hablas, es el que nos lleva a decir:”yo no soy igual al tipo que tiene mil millones de dolares, ese si que explota a la gente, yo hago el bien dentro de lo que puedo” o decir “yo estoy bien asi como estoy , no soy parte de esta sociedad cruel y avara “…

    Yo vivo ,trabajo ,construyo esta sociedad cruel y avara , ahora ¿de que me sirve decir esto? de nada…

  2. 7 Noviembre 2011 at 22:41 pm

    si tienes razón ese problema se debe acabar…

  3. 17 Noviembre 2011 at 12:02 pm

    Me sirvio mucho Pero esos Problemas Deben ACabar

  4. lui
    7 Diciembre 2011 at 17:17 pm

    Es el individualismo o sea pensar en sí mismo no en los demas.

  5. Augusto
    4 Febrero 2012 at 20:14 pm

    Leyendo esta pubicación noto una vez más que el pensamiento occidental, la forma deductiva,el analisis y la logica no son otra cosa que el nucleo del problema occidental en si mismo. Recuerdo una vez más como a Nietzschen se le sigue mal interpretando. la dialectica y su comparación no siempre fundamentada en otra cosa que en los realtivismos etc.
    Quiero preguntarle al redactor de esta nota:
    1. Shankaracharya es el par opuesto unico de Aristoteles?
    2. Ambos son los unicos 2 pensamientos validos del mundo?

  6. silvio
    29 Agosto 2012 at 0:26 am

    el origen de la propiedad a traído todo ese mundo de individualismo,egoísmo y ambición de la gente, especialmente de las mujeres frente a los ex esposos

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *