LA PRACTICA DE LA IGNORANCIA

Hojas Rojas
Quizás en muchísimas, pero muchísimas cosas los seres humanos no nos pongamos de acuerdo, pero también es verdad que  por lo menos en una estaremos todos de acuerdo y ella es que: nos encontramos en el cenit de la oscuridad del ejercicio de la ignorancia humana.

La humanidad no ha tenido jamás una etapa tan negra en toda su historia como la que se encuentra atravesando hoy. Si uno observa el mundo, verá que nuestra jactancia de progreso es nada más que auto-propaganda comparado con la crueldad que ejercemos los unos sobre los otros.

Hambre, destrucción, invasiones, terrorismo, ocupaciones violentas e intervenciones políticas y económicas, muerte por falta de alimentos; en un mundo que produce el ciento diez por ciento más de lo que necesita, pero ello trae como consecuencia el exceso de miseria en un planeta que lo sabe todo o que tiene la posibilidad de saberlo […] una pregunta ¿No es el ejercicio de la  ignorancia y la crueldad todo esto?

Casi la mitad de la humanidad vive por debajo del nivel de pobreza, en un mundo en donde lo que más hay es dinero… otra pregunta ¿No es ignorancia y crueldad? Es evidente que además de ser ignorancia y crueldad es la consecuencia de nuestro egoísmo y ambición.

El confesar a nuestros pares el egoísmo y la ambición, que nos carcome el alma, la mente y el corazón, es mal visto, razón por la cual nos hemos dedicado durante toda nuestra existencia a buscar  justificativos y argumentos que avalen este tipo de miseria humana, llegando al extremo de convertirlos en teorías,  doctrinas y virtudes éticas. Si no me cree lo puede comprobar observando y enterándose sobre el neo-liberalismo y podrá comprobar lo que es la crueldad, el egoísmo, la ignorancia, la ambición y la vanidad, en el esplendor de una doctrina.

Nuestra hipocresía ha sido perfeccionada al extremo del haber olvidado las connotaciones más nobles y virtuosas que poseemos y hoy se hace normal creer que existe la necesidad de ser millonario, y que para conseguir ese objetivo está justificado el vale todo, lo cual incluye la ambición, el egoísmo, la traición, la piratería, y luego esas personas son consideradas como seres honorables, respetables y dignos de ser imitados. Tercera pregunta, ¿no es esto ignorancia y crueldad?.

La doctrina de la libertad de mercado es hoy la mayor expresión de la esclavitud democrática que pueden ejercer los millonarios y multimillonarios sobre el mundo con el argumento del progreso y el futuro, argumento que se esgrime y que termina sacrificando a la humanidad actual en nombre de la humanidad que vendrá, lo cual les permite acaparar, saquear y devorar absolutamente todo en nombre de la libertad, la que en definitiva sólo la usan para su propio beneficio, y la justicia es concebida  como sinónimo de respeto y de garantía, única y exclusivamente para sentar las condiciones propicias de ese enriquecimiento, de esa avaricia, de ese egoísmo y de esa ambición, del selecto grupo de los que más tienen.

El haber llegado a construir una doctrina para poder esconder nuestro egoísmo, avaricia, crueldad y ambición, rebela la aceptación ciega de la ignorancia y de la oscuridad (convertidas en sabiduría y verdad) que maneja nuestra vida y que han terminado por convertirse en lo normal, lo natural y la forma más digna de vivir.

El abandono de las virtudes del ser humano, conforma la base que permite  la transformación de las mismas en la creación de semejante doctrina, la cual sólo necesita de la propaganda y la publicidad para mantenerse vigente, permitiéndose no tener la menor preocupación por lo digno, lo verdadero y lo trascendente.

Sin los valores que emergen de las virtudes es imposible el pensar en una sociedad que satisfaga el alma, el corazón, el estómago y la mente de sus habitantes.

Pero Nosotros hemos elegido… la práctica de nuestra ignorancia… y lo peor de todo… es que estamos satisfechos con ello.