Narcotráfico y Mentiras

No existe nada en el mundo que destruya tanto a la mente como la droga y la mentira. La droga se instala en las neuronas y las mata, destrozando así nuestro cerebro físico. La mentira la adoptamos para no ver la realidad, lo que es, y al permitir que se instale en nuestro cerebro, pasamos a vivir una vida llena de ilusiones e irrealidades, matando de esta manera la inteligencia, pasando a creer que estamos vivos únicamente porque respiramos, pero en realidad estamos completamente muertos.

¿Cuánto de verdad existe en querer acabar con el narcotráfico? ¿Es verdad que se quiere acabar con él o es solamente una mentira más de este circo llamado sociedad? ¿El imperio realmente los persigue o los protege?
Existen los carteles que producen la droga ¿no existen los carteles del dinero que la compran? Sabemos que los carteles que producen la droga son perseguidos, muchos ya han sido aniquilados, en Bolivia y Perú directamente fueron exterminados. Siguen vivos los carteles de Colombia y México. Siempre que cae un cartel productor tenemos noticias de su desaparición, sobre el encarcelamiento y juicio o muerte de sus jefes. ¿Pasa lo mismo con los carteles compradores? Estados Unidos compra el 80% de la producción de cocaína de
Colombia. Un gramo de cocaína cortada, puesta en la calle, vale 12 dólares en Latinoamérica, 50 dls. en Cuba, 60 en España y 100 dls. en Japón. Un kilo de cocaína pura cuesta 10.000 dls. Un laboratorio mediano, en Colombia, produce una tonelada por día, el laboratorio de un cartel puede llegar a producir hasta 3. ¿Cuánto dinero se necesita para comprar un cargamento? Muchísimo ¿verdad? El gobierno del imperio presiona, manipula y obliga a los estados, donde se encuentran los productores, para que colaboren y ayuden a perseguir a los carteles. Le pone personal y les da presupuesto, les exige además que le rindan cuenta del trabajo realizado y los resultados obtenidos. Esto no está mal, pero ¿cuál es el trabajo, esfuerzo y persecución, que realiza el imperio con respecto a los carteles del dinero que se encuentran en su territorio?.
Sabemos que para comprar un cargamento de cualquier droga, se necesita muchísimo dinero y es obvio que los carteles compradores no tienen estas cantidades guardadas debajo de la cama, la deben de tener
en algún banco… ¡suponemos!.. ¿no se puede controlar el movimiento de dinero que realizan y por medio de esto atraparlos?. La pregunta que todo el mundo se realiza es esta: si se conoce el nombre y los alias que tienen los jefes de los carteles productores, ¿cómo es que no se conocen los nombres (por lo menos) de los jefes de los carteles compradores que viven, ¿trabajan? y trafican dentro de los Estados Unidos? ¿Cómo es que nunca caen? Nos enteramos de vez en cuando que alguna red de lavadores de dinero es descubierta y son detenidos sus miembros pero, estos señores con sus financieras son meros empleados, no son los jefes de ningún cartel ¿Por qué no se sabe nada de los jefes de los carteles compradores?
Realmente es como que no existieran o ¿están protegidos por el propio gobierno de los Estados Unidos? Si se desea matar a una víbora hay que cortarle la cabeza. Si no hay compradores ¿de qué sirve la producción? Ésta es una ley elemental del mercado.

Lo ideal sería, si se quiere acabar realmente con el narcotráfico, que así como Estados Unidos exige a los demás gobiernos, la persecución y exterminio de los narcotraficantes, que ellos hagan lo mismo con sus carteles compradores. Comprar el 80% de la producción de la cocaína de Colombia y el 60% de la producción de la marihuana de México, son muchos kilos y miles de millones de dólares. Nadie piensa que esto lo maneja una pandilla del Bronx o los Batos Locos de California. ¿Cómo es que no se conoce nada sobre los cabecillas de los carteles compradores? El mayor cartel del mundo de L.S.D., (con gurú incluido: Timothi Leary) se desarrolló, vive y existe en Estados Unidos ¿Cómo es que nunca pudieron acabar con él? o el LSD. ¿es una droga buena? Nadie con dos dedos de frente, piensa que realmente Estados Unidos está interesado verdaderamente en terminar con el narcotráfico, porque si así fuera ¿por qué no comenzar por casa? al fin y al cabo sólo el ejemplo revela virtudes sin palabras.

¿Por qué los países pobres y débiles se dejan presionar por los países ricos y poderosos sin nada a cambio? ¿Por qué el hombre común se somete ante el poderoso? ¿Por qué nos tenemos que someter ante cualquier poder? ¿Será por miedo? ¿No tiene ningún valor la libertad, la independencia, la verdad, tanto para el hombre como para una nación? ¡Exijamos al otro, lo mismo que el otro nos exige que hagamos! La guerra, el hambre y el narcotráfico son los 3 mayores flagelos que soporta hoy la humanidad, pero mientras exista hipocresía, sumisión y obsecuencia, de los gobiernos pobres frente a los poderosos y, del hombre común sobre el poder, nada de todo esto podremos arreglar. Todo seguirá siendo buenos deseos y nada más.

El traficar drogas químicas es tan perjudicial como el traficar drogas intelectuales, como es el narcotráfico de las doctrinas, y en este caso especifico, el tráfico abierto que hace el imperio de su neoliberalismo, con todas sus secuelas de hambre, miseria, selectividad, desamparo, desinterés por lo colectivo, desprecio por el medio ambiente, por la educación, por la salud, etc. Los mayores destructores de la mente humana son: la droga y la mentira. La mayor representación de esta última son las ideológicas, tanto políticas, como económicas o religiosas, porque, nadie puede vivir una idea. Es así, como las ideologías se convierten en la mayor ilusión a ser vendida en el mercado de las ideas, para suplantar la realidad por un sueño que promete, algún día, llegar a ser.

El neoliberalismo promete que juntándose el dinero en la cima, será derramado por goteo hacia abajo, hacia los demás. Evidentemente hoy podemos comprobar que sólo se queda en la cima, y lo que gotea sobre la humanidad es la acumulación cada vez mayor de pobreza, miseria, y lo que ha sido derramado es la ambición, el egoísmo, la vanidad, el éxito, la fama, los deseos de poder, el odio, el rencor y el ultra-nacionalismo, si no me cree pregúntele a Europa y Norteamérica.

Las drogas pueden ser químicas o psicológicas, cuando decidimos narcotizar al mundo con una o con otra ¿cuál es la defensa real que ofrecemos al mundo para protegerlo del narcotráfico? El hombre no sólo debe abandonar las drogas químicas, sino que por sobre todas las cosas las drogas psicológicas, representadas por
las ideologías, ya que éstas lo único que han hecho con la humanidad y el hombre es dividirlo, fraccionarlo y crear, por lo tanto, conflictos, enfrentamientos y guerras.

El narcotráfico de cualquier droga (química o psicológica) debe ser detenido por cada ser humano serio de este mundo que se encuentre preocupado por el destino de la humanidad y el rumbo que está tomando bajo la tutela del la idea única y su aldea global. La acción de cada uno de nosotros, que nace de la comprensión de que somos el mundo, nos lleva a eliminar el consumo de cualquier droga, ya sea química o psicológica, sin la necesidad de tener un papá mentiroso que nos dice que; no nos preocupemos porque él es quien ¿se encarga de protegernos de los narcotraficantes?.

¡Sólo el ejemplo revela virtudes sin palabras!