El Despertar de la Sabiduría

Tú mismo eres el camino espiritual,

el camino espiritual eres tú;

no hay otro camino espiritual que no seas tú.

Buscar en otro lugar que no sea en ti mismo

es perder el tiempo y la Vida.

Buscar a Dios o la iluminación

fuera de tu mente

es autoengaño.

Lo que comprendes, lo comprende tu mente,

lo que no comprendes, no lo comprende tu mente,

de modo que buscar fuera de tu mente

es buscar en vano.

Tu mente eres tu mismo,

tu mismo eres tu mente.

Tú mente es la Vida,

La Vida eres Tú mismo.

Sentimiento, emociones, acciones,

son movimientos de tu mente.

Gustar, oler, tocar, oír, ver, pensar

son funciones de la mente.

Sin mente no hay vida

sin vida no hay mente,

sin mente no hay tu mismo

sin ti…¿Qué sentido tiene la Vida?

Descubrirte es descubrir la Vida

descubrir la Vida, es descubrir la Mente.

Infiernos y cielos, están en tu mente

demonios y santos, están en tu mente

ignorancia e iluminación, están en tu mente

codicia y humildad, están en tu mente

palabras y silencio, están en tu mente

sentimientos y emociones, solo puedes descifrarlas con tu mente

No hay otro Tú Mismo que no sea tu Mente,

no hay otra Mente que no seas Tú Mismo,

no hay otro Tú Mismo que no sea la Vida,

no hay otra Vida que no seas Tú Mismo.

Tú mismo, la mente, la vida,

eso… es Dios.

No hay mente fuera de Dios

No hay Dios fuera de la mente.

Si conoces a Dios, lo conoce tu mente

Si no conoces Dios, lo desconoce tu mente.

Si deseas conocer a Dios, es tu mente que lo desea,

Si no te importa Dios, es a tu mente que no le importa.

Si buscas fuera de tu mente te perderás,

Si buscas dentro de tu mente te encontraras.

Busca en Ti Mismo y encontraras,

golpea en las puertas de tu mente y se te abrirá.

Abriéndose las puertas aprenderás,

aprendiendo llegaras

llegando comprenderás.

Comprenderás que tu mente

es el amor y el odio.

Odia y te perderás

ama y te encontraras,

encontrándote te conocerás,

conociéndote,

comprobaras que el único camino espiritual

eras Tú Mismo… y

Cuando seas Tú Mismo

Conocerás a Dios.

II

Si crees, es tu mente que cree

Sí no crees, es tu mente que no cree.

Sí aceptas, es tu mente que acepta,

Si rechazas es tu mente que rechaza,

De modo que…

No conocer la mente

Es desconocer la vida.

No conociendo la vida

¿Crees que puedes conocer a Dios?

No hay camino espiritual fuera de la mente

Fuera de la mente no existe ningún camino,

Lo que significa que…

Buscar fuera de la mente es perderse en el camino.

No hay mente fuera de ustedes mismos

No hay camino fuera de ustedes mismos

Porque…

Quien busca eres tú

Quien encuentra eres tú

Y en ti

Quien busca y encuentra

Es tu mente.

¿Deseas escapar de tu mente?

¿Cómo lo harás?

¿Con tu mente?

¿Cómo la mente puede escapar de la mente?

Si escapas…

Es tu mente engañándose así misma.

Hagas lo que hagas

Es tu mente que lo hace.

No querer enfrentarse así mismo

Es darle a la mente la tarea

De salvarnos de la mente

Estupido… ¿Verdad?

Crearle trampas a la mente

Es la ignorancia alimentándose así misma

Crearle trampas a la mente

Es satanás hablando bien de Dios

Crearle trampas a la mente

Es la ignorancia vestida de sabiduría

Crearle trampas a la mente

Es graduar a la inteligencia de estupida.

Las conductas, las normas, las disciplinas,

Son creadas por la mente

La libertad, la comprensión, el amor,

Son vividas por la mente.

Lo que elaboras y lo que vives

Lo realiza tu mente.

Vivir y morir

Lo experimenta tu mente

Soñar y divagar

Lo hace tu mente

El pasado y el futuro

Son recordados y proyectados por tu mente.

Nada hay fuera de tu mente,

Nada existe que no contenga tu mente

Tu mente esta afuera y adentro

Pero la mente no esta ni afuera ni adentro

La mente es la mente

Y no la puedes capturar con la mente.

Solo puedes comprender

Todo lo que la mente es y…

Ello es una gran bendición.

Por lo tanto

Buscar fuera de ti

Es una gran maldición

¡Tu mismo eres el camino espiritual!

¡El camino espiritual eres tu!

¡No hay otro camino!

¡A pesar de que no te agrade(s)!

Y RECUERDA ETERNAMENTE QUE TU ERES:

¡EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA!