Creencia y Oscuridad

¿POR QUÉ LA CREENCIA PRODUCE OSCURIDAD?

La vida es simplemente energía, las palabras son usadas para describir o tratar de descifrar esa energía y los sucesos, acontecimientos y hechos que de ella emanan. Los niños usan esa energía para vivir y simplemente viven. Desearía preguntar lo siguiente: ¿cuándo nace una creencia?.

Interlocutor 1°) Sería bueno describir que es una creencia o que entendemos por ello.

Raúl: Una creencia es la proyección intelectual de quien interpreta un hecho, un suceso o un acontecimiento. Si el análisis está enfocado hacia el lado social o económico, nacerán las doctrinas, las ideologías, las cuales se convierten en las creencias políticas, si se enfocan hacia el lado filosófico existencial nacerán las doctrinas que serán el sustento de las creencias religiosas y así sucesivamente.

I. 2°) Si la creencia es una proyección intelectual, entonces ¿es nada más que una interpretación individual, personal?

R: Así es.

I. 3°) ¿Que luego si es aceptada por muchas personas se hace masiva y se establece como verdad?

R: Es lo que los hechos nos muestran, así ha sido siempre.

I. 4°) ¿Por qué necesitamos de la creencia, de creer?.

I. 5°) Por miedo, para no sentirnos tan inseguros.

I. 6°) Para sentirse seguro.

R: Pero, ¿nos sentimos seguros realmente con algún tipo de creencia, política, social, económica, filosófica, religiosa o la que sea?

I. 7°) No, porque la creencia sólo nos da la sensación de estar seguros, pero en el fondo nunca lo estamos.

I. 3°) ¿Se puede estar seguro de algo en la vida?

R: Sí. De que algún día nos vamos a morir, pero de nada más.

I. 8°) ¿Por qué adoptamos creencias entonces? ¿Para qué sirven? ¿Por qué a pesar de saber todo esto seguimos con ellas y aunque dejemos de lado algunas, inventamos o nos apegarnos a otras?

R: Eso es muy simple. No somos capaces de caminar por nosotros mismos, por lo cual adoptamos las creencias como muletas psicológicas para tener en qué apoyarnos. Además tratamos de que la creencia llene por dentro la sensación que tenemos “de que nos falta algo”.

I. 4° La sensación de que nos falta algo, es la que nos “impulsa a buscar”.

R: Más que nada es la que produce el hábito costumbre del “buscar ser otra cosa”, que se diferencie de lo que “realmente somos”. La sensación que tenemos de que nos falta algo induce a la mente a tratar de encontrar por medio del pensamiento lo que deberíamos ser y nos aleja de lo que somos. Como no nos gustamos tal cual somos, toda “la búsqueda” se transforma en tratar de alcanzar lo que pensamos y creemos que “deberíamos ser”.

I. 8°) O sea que el buscar ¿es otra forma de creencia?

R: Desde el momento que trato de encontrar “un ideal de cómo debería ser”, ese ideal ha sido fabricado por mí, por lo tanto se trata de que me encuentre “con mi propia creencia” que es la proyección intelectual de lo que considero “mi ser perfecto”.

I. 9°) La proyección intelectual que hacemos de la perfección o el acercamiento a ella, la hacemos porque evidentemente no nos gusta como somos, ¿esto no trae oscuridad?

R: La realidad, la verdad es “lo que somos”. Desde el momento que nos salimos de esta realidad, de esta verdad, ingresamos inevitablemente en un mundo de ilusiones, sueños, especulaciones y toda suerte de “visiones mentales del pensamiento”, que consisten en como nuestra vida va a ser diferente cuando conquistemos “lo que deseamos llegar a ser”, lo cual inevitablemente nos hace vivir en un mundo de oscuridad, basado en una infinidad de proyecciones obsesivas del pensamiento.

I. 5°) O sea que ¿toda creencia es oscuridad?

R: Desde el momento en que uno afirma creer en lo que no conoce, ni sabe, y se apoya en ello para utilizarlo como muleta psicológica escapando de esta manera de lo que es, de la realidad, toda creencia trae consigo la oscuridad. La creencia al ser la proyección intelectual de cada uno de nosotros amoldada por nuestras tradiciones, cultura, religiones y sociedades nos estructura en “el saber en qué pensar” y nos aleja completamente “del saber cómo pensar”, lo cual es oscuridad en sí misma. La creencia al ser adoptada de acuerdo a nuestros intereses intelectuales, psicológicos, sociales, económicos, miedos, especulaciones, conveniencias, etc., nos da la sensación de cierta seguridad (la cual no existe) y en ella nos apoyamos para escapar de toda la inseguridad que la vida tiene. La imposibilidad que tenemos, en todos los intentos que hacemos para escapar de la inseguridad que la vida es, nos hace aferrarnos cada vez más a nuestras creencias, lo cual nos aleja del hecho de tener que ver a la inseguridad como parte de la vida. El que la creencia no nos deje ver este hecho, es oscuridad.

La comprensión como una realidad, no intelectualmente, de la oscuridad que produce la creencia, porque nos separa, divide y fracciona, tanto interiormente a nosotros mismos como con respecto a los demás seres humanos, nos posibilita el abandonarla definitivamente, y hablo de todo tipo de creencia, política, social, económica, religiosa, espiritualista, esotérica, nacionalista, etc., y este abandono nos deja en la puerta de la destrucción final del miedo humano, único causante de las miserias humanas de toda índole.

La creencia es la oscuridad, la comprensión sin punto de vista fijo es la luz.

Hasta mañana, mediten sobre esto, traten de comprender la incidencia que tiene la creencia en ustedes y con respecto al mundo en que vivimos y cómo nos ha separado, dividido, fraccionado y nos ha llevado a todo tipo de conflicto, guerras, dolor y amargura.